Polinización y dispersión de semillas en las plantas

abeja-polinizandoPlantas y animales. Las plantas y los animales se necesitan mutuamente. No es difícil comprender por qué los animales necesitan a las plantas, ya que la mayoría de ellos las requieren para alimentarse y sobrevivir. Incluso los animales que se alimentan de otros animales dependen de las plantas, porque sin ellas las presas que son herbívoras simplemente no existirían. Las plantas, por otra parte, fabrican su propio alimento mediante la fotosíntesis, usando la luz solar, el agua y el dióxido de carbono, sin embargo, en caso de que todos los animales del planeta desaparecieran, la mayoría de las plantas desaparecería también. ¿Por qué?

Muy sencillo, las plantas necesitan ayuda para polinizar y esparcir sus semillas. Algunas plantas, alrededor del 10%, emplean al viento para la polinización, desde la secoya más poderosa hasta la brizna de hierba más pequeña, no obstante, la mayoría de las plantas necesita la intervención animal para lograr este trabajo.

El caso de la polinización. Algunas plantas son polinizadas por aves, como el colibrí. Otras son polinizadas por murciélagos, pero la mayoría de ellas son polinizadas por insectos, más que por cualquier otro tipo de criatura. Las plantas han adaptado muchos de sus rasgos para atraer a los polinizadores. Por ejemplo, las flores de colores brillantes atraen a las abejas, moscas, mariposas y polillas hacia el interior para que recojan el néctar y el polen. A veces, las líneas de los pétalos guían a los insectos hacia abajo para que se adentren en la flor o un dulce olor los atrae desde muy lejos.

A su vez, el movimiento de flor en flor, recolectando el néctar, hace que los insectos propaguen el polen de las plantas a otras flores de esa misma planta y a otras cercanas. La mayoría de las plantas no son muy exigentes acerca de quienes las polinizan y exhiben flores abiertas, donde cualquier insecto puede posarse, recoger néctar y polen, para llevarlo a otra flor.

La abeja y el loto de los prados. Sin embargo, algunas plantas permiten que solo un tipo de insectos las polinicen, ese es el caso del loto de los prados. Esta es una planta de guisante muy común en América del Norte, que tiene una flor complicada, por lo que es difícil llegar al interior para recolectar néctar o realizar la polinización. Sólo las abejas pueden encontrar la manera de entrar en dicha flor, especialmente la abeja melífera, que se ayuda de sus patas para abrir poco a poco los pétalos y dejar al descubierto un pétalo interior, así como sus estambres cubiertos de polen.

Adaptaciones para la polinización: el loto de los prados. El loto de los prados es una planta de guisante muy común en América del Norte, que generalmente cubre los campos de cultivo y se utiliza  para la alimentación del ganado. Aunque es común, tiene una flor complicada, que hace muy difícil obtener el néctar en su interior o realizar el proceso de la polinización. Sólo las abejas pueden encontrar la manera de llegar a esta flor y la abeja melífera es especialmente buena en esto.
Cuando una abeja se posa en una flor de loto de los prados, busca el néctar dentro del pétalo llamado la bandera por haber guiado las líneas que apuntan a su base, sin embargo el néctar no está allí. Mientras ella se encuentra sobre los pétalos laterales combinados en busca del néctar, sus patas trabajan para abrir los pétalos y dejar al descubierto un pétalo quilla interior.

Cuando la abeja baja hasta la quilla, su peso provoca que esta rebote hacia abajo, como un trampolín, y los pétalos finalmente se extienden. A continuación, los estambres que se encuentran dentro de la quilla cubiertos con polen, se abren y empolvan el vientre de la abeja. Si la abeja ha estado ya en otra flor, los pistilos, que también son tocados por el vientre de las abejas, reciben una dosis del polen atrapado allí anteriormente. De esta manera ha tenido lugar la polinización.

Algunos podrían preguntarse qué ventaja hay al tener una sola especie de insectos para polinizar una planta. ¿Por qué esta planta no desearía que cada insecto que se pose en ella la polinizara? Una teoría argumenta que cuando una abeja encuentra una flor donde el néctar está listo, da la señal a las otras abejas y todas vienen a recoger el néctar de una sola vez, por lo que se produce una gran cantidad de polinización. Una flor difícil hace más probable que el néctar permanezca allí para la visita de una abeja.

polinizacion-colibri¿Se te ocurre alguna otra razón por la que esta planta tiene polinizadores específicos?

Difusión de las semillas. Lograr la propagación de las semillas es aún más difícil para las plantas, ya que son mucho más grandes que el polen y necesitan alejarse lo suficiente de la planta madre para evitar la competencia por la luz solar y el agua. En este sentido, una adaptación en forma de alas ha ayudado en la difusión de muchas semillas. Ciertas plantas han adaptado la forma de sus semillas de modo que sean capaces de elevarse con el viento y llegar tan lejos de su madre como sea posible. Es muy curioso observar cómo las plantas han creado su propio mecanismo de dispersión.

Las semillas del arce de azúcar se desarrollan dentro de una hélice plana, llamada samara, que puede volar lejos del árbol madre. El olmo tiene una samara redonda que funciona de la misma manera, gracias a un ala larga y plana que la hace girar como un trompo impulsado por el viento.

Algunas plantas, como el diente de león, tienen un globo de pelusas que se rompe en una masa de paracaídas, cada uno con una semilla, esparciéndose en todas direcciones con el viento.

A veces las semillas brotan de una vaina, como en el algodoncillo, y flotan en hilos de seda. Otras veces, son transportadas por el agua, como las semillas de mango y coco, o extienden sus semillas de forma explosiva al ser catapultadas por las vainas, como el jewelweed.


Poniendo a los animales a trabajar. Para las plantas también es difícil conseguir animales que transporten sus semillas. Muchas plantas desarrollan una fruta carnosa alrededor de sus semillas para atraer a los animales hambrientos. De esa forma las semillas son escupidas en las cercanías o también pueden sobrevivir el tracto digestivo del animal. Una vez que sean depositadas en la tierra, brotarán dando lugar a nuevas plántulas. Los árboles de manzana, pera, frambuesa, entre otros, utilizan este truco para conseguir que los animales ayuden a dispersar sus semillas. Esto funciona especialmente bien con animales como las ardillas, que recogen las semillas y las “ocultan” para su uso posterior.

Algunas plantas logran la propagación de sus semillas al hacer que se peguen a cualquiera que pase cerca. Probablemente hayas visto las semillas de los cardos, beggar’s-ticks o burdocks, atrapadas en la piel de un perro o incluso en tus propios calcetines. Muchas especies de hierbas, como la cebada de cola de zorra y la bur-grass, suelen enganchar sus semillas.

libro-bio1¡IMPORTANTE!

¿Te gustan los animales?...descarga 100% gratis nuestro ebook: "Animales salvajes" y conviértete en un experto del reino animal.

Podrás conocer características sorprendentes, imágenes impactactes, curiosidades que ni te imaginas y mucho más sobre tus animales preferidos. ¿Qué esperas?... ¡ES GRATIS!