Cangrejo ermitaño

El cangrejo ermitaño es un tipo de crustáceo. Si vas a la playa a recoger conchas marinas, podrías recibir una sorpresa, e  inadvertidamente recoger a un cangrejo ermitaño, si lo dejas tranquilo por un tiempo, podrás verlo salir de su concha y moverse. A medida que crecen deben abandonar sus conchas y encontrar una más grande.

Descripción. El cangrejo ermitaño posee una concha, que también es su casa, se arrastran y viven dentro de esta cuando necesitan descansar o protegerse. Poseen un cuerpo y patas largas, son vulnerables y deben confiar en sus conchas para la protección.


cangrejo hermitaño

El tamaño de los mismos variará en función de la especie, algunas especies son muy pequeñas, pero las más grandes pueden   ser del tamaño de un coco. Pueden variar en color también, pero por lo general son de color marrón claro o gris.

Distribución. Encontrarás al cangrejo ermitaño viviendo en variedad de lugares. Son animales adaptables, pero deben estar donde puedan encontrar conchas. Es por eso que se encuentran sobre todo, viviendo alrededor de los océanos. Los cangrejos ermitaños son mascotas comunes, y que a menudo la gente encuentra fascinante, únicos y fáciles de cuidar.

Comportamiento. Al cangrejo ermitaño le encanta trepar para explorar su entorno. Si tienes uno en cautiverio debes tener una jaula que pueda utilizar para sus actividades de escalada, tienden a permanecer en sus conchas durante el día, pero por la noche pueden ser muy activos.

El cangrejo ermitaño no es capaz de morder, pues no tiene dientes, sin embargo, tienen la capacidad de pellizcar. Lo harán si sienten que están en peligro y no son capaces de enrollarse en su concha. También pellizcan si están en su concha y alguien trata de sacarlos.

Se ha sabido de algunas especies de cangrejos ermitaños que producen ruidos, pero los expertos todavía están estudiando tales formas de comunicación. Se cree que podría oscilar entre alertarse sobre los peligros, encontrar pareja, o una manera sencilla en la que son capaces de explorar sus alrededores y obtener retroalimentación de los demás seres vivos a su alrededor.