Cecilia de Sagala (Boulengerula niedeni)

ceciliaEsta especie fue descrita por primera vez en el 2005. La Cecilia de Sagala pertenece a un grupo muy inusual de anfibios que se caracterizan por tener un cuerpo alargado sin extremidades, externamente segmentado y muy parecido al de una serpiente o una gran lombriz de tierra. A diferencia de las lombrices de tierra, las cecilias poseen una boca prominente, fosas nasales. Única entre los vertebrados,  posee un par de tentáculos retráctiles a cada lado de la cabeza y la abertura de la nariz entre el ojo. La piel es lisa pero endurecida con queratina y a veces tiene escalas en sus pliegues, aunque estas están supuestamente ausente en la Cecilia de Sagala. El hocico es redondeado, con tentáculos globulares pequeños y una boca relativamente grande, tiene dos filas de dientes. Los ojos son muy reducidos y enteramente cubiertos por hueso y piel. Muchas cecilias prácticamente no tienen cola, en su lugar el cuerpo termina en una forma redondeada.

El cuerpo de la Cecilia de Sagala es de color marrón, con un tinte de color rosado-rojo y marcas blancas alrededor de los anillos del cuerpo. La parte inferior es de un marrón más ligero. Los jóvenes, en contraste, sólo tienen un color oscuro a lo largo de la parte posterior del cuerpo. Es la única especie de las Boulengerula, a parte de su pariente más cercano, la Boulengerulataitana, que tiene un cuerpo pigmentado, distinguiéndose de ella por tener un color marrón en lugar de una coloración azul- negro, así como por diversas diferencias morfológicas.

Tallas: Longitud: hasta 30 cm, diámetro del cuerpo: hasta 0,6 cm.

Biología. La Cecilia de Sagala pasa su vida bajo tierra, usando su fuerte cabeza huesuda para excavar a través del suelo. Se cree que tienen un par de músculos extras en la mandíbula que se cierran para mantenerla bien cerrada mientras excava en el suelo, la piel se fusiona con los huesos subyacentes para evitar que se corte durante la excavación. Al igual que su pariente la Boulenger ulataitana, la Cecilia de Sagala se alimenta principalmente de lombrices de tierra y termitas, así como de otros invertebrados del suelo. Localiza sus presas utilizando el sentido del olfato y  con la ayuda de los tentáculos puede detectar señales táctiles y químicas. Puede estar en espera o cazar activamente una presa, la cual retiene en las fuertes mandíbulas afianzándolas con los dientes curvados hacia dentro. La Cecilia de Sagala puede ser presa de las serpientes, los pájaros y las devastadoras hormigas, aunque su piel tiene glándulas venenosas que pueden hacer que sea difícil de aceptar para muchos depredadores. El nombre “Cecilia” se deriva del latín “ciego”, pero, a pesar de la reducción de los ojos de esta especie, se cree que es capaz de detectar la luz.

Poco se sabe sobre el comportamiento de cortejo en las cecilias, pero la fertilización es interna, el esperma masculino es transferido directamente a la hembra. En esta especie, la hembra excava una cámara subterránea en la que coloca alrededor de cinco huevos. Los huevos son custodiados por la hembra y eclosionan en versiones en miniatura de los adultos sin pasar por una etapa larval. Al igual que su pariente cercano la Boulengerula taitana, la Cecilia de Sagala es probable que muestre una forma extraordinaria de atención materna; las crías se alimentan de la capa externa de la piel de la madrela cual se modifica poniéndose pálida y contiene altos niveles de grasa y otros nutrientes.La cría posee dientes especializados con los que puede aprovecharse de esta fuente de alimento peculiar. Aunque se carece de más detalles de la reproducción de esta especie, es posible que, al igual que Boulengerula taitana, se reproduzca durante el período de lluvias cortas. Los jóvenes se convierten en adultos después de un año de la eclosión y llegan a la madurez en unos dos años.

Rango. La Cecilia de Sagala se encuentra sólo en una pequeña área en la Sagala Hill en el sureste de Kenia. Se ha encontrado a alturas superiores a los 1.000 metros y se cree que pueda estar restringida a un área de sólo 29 kilómetros cuadrados en un bloque de montaña aislada de otros hábitats similares de las áridas llanuras de Tsavo.

Hábitat. Se cree que la Cecilia pueda haber sido originalmente una especie de bosque de montaña, pero gran parte de este hábitat ha sido reemplazado por shambas (pequeñas granjas), donde ahora se encuentra comúnmente en el suelo húmedo, oscuro, debajo de las plantas de banano o en la vegetación en descomposición, en particular cerca de los arroyos. La especie requiere de suelos húmedos, tanto para mantener su piel húmeda como de un hábitat adecuado para capturar sus presas, puede ir a la superficie del suelo durante las lluvias. A diferencia de los demás anfibios, la Cecilia de Sagala pone sus huevos en la tierra y por lo tanto no depende de arroyos u otros cuerpos de agua para reproducirse.


Estado. Está clasificado como En Peligro Crítico (CR) en la Lista Roja de la UICN.

Amenazas. A pesar de ser relativamente común en hábitats adecuados dentro de su área de distribución, la Cecilia de Sagala se limita a un solo lugar y su distribución ha sido severamente restringida, con una continua disminución en su extensión y la calidad de su hábitat. Aunque puede ser tolerante a la agricultura a pequeña escala, se encuentra en densidades mucho más altas cerca de los arroyos que están distantes de las granjas, por lo que el área de hábitat óptimo para la especie puede ser pequeña. Gran parte de Sagala Hill está ahora cubierto de plantaciones de eucaliptos en la que el terreno compactado y seco y la falta de invertebrados, presenta un hábitat inadecuado para la especie. La especie también está ausente de los bosques en las elevaciones más altas, que se encuentran en superficies superiores a su área de distribución natural o tienen condiciones de otro modo inapropiadas.

Sólo alrededor de 0,04 kilómetros cuadrados de bosque natural queda en Sagala Hill y está bajo constante amenaza de ser cortado para madera y para la expansión de la agricultura. La recolección de la madera caída puede tener un impacto negativo en la Cecilia de Sagala ya que evita que el material podrido enriquezca el suelo y también significa la pérdida de los invertebrados de los cuales se alimenta. La pérdida de la vegetación, sobre todo a lo largo de los arroyos, también ha dado lugar a graves inundaciones, la erosión del suelo y la desecación del mismo, provocando que las áreas de hábitat y reproducción de la especie sean cada vez menores. Los plaguicidas y otros contaminantes también pueden ser una amenaza para la especie. Al igual que muchos anfibios en todo el mundo, algunas cecilias pueden morir por la infección de un hongo quítrido. Aunque esto todavía no se ha reportado en la Cecilia deSagala, puede ser una amenaza potencial en el futuro.

Conservación. Muy poco se sabe actualmente sobre esta especie recientemente descubierta que no se encuentra en las áreas protegidas de la región. Una serie de iniciativas de conservación se están llevando a cabo donde se encuentran, incluyendo un estudio de la diversidad de los anfibios. Las cecilias se ven a nivel local como indicador de suelo rico y fértil y se han realizado esfuerzos para elevar su perfil entre las comunidades locales, incluyendo un concurso para encontrar un nombre para la especie en el dialecto local. La Sociedad Zoológica de campaña “EDGE of Existence” de Londres, también está trabajando para establecer una reserva de cecilias para restaurar el hábitat de la especie.

Prioridades urgentes para la conservación de la Cecilia de Sagala incluyen la estabilización del suelo mediante la restauración de la vegetación y la mejora de las prácticas agrícolas, así como una cuidadosa sustitución de las plantaciones de eucalipto por árboles autóctonos, en colaboración con las comunidades locales y la realización de más estudios en la ecología delaespecie para ayudar a la creación de un Plan de Acción para su Conservación. El establecimiento de un programa de investigación y cría en cautividad también puede ser una opción adicional. Por último, dado que este anfibio único a menudo se ha encontrado en las plantaciones de banano, el sensible cultivo de bananas puede beneficiar a la Cecilia deSagala, además de proporcionar una fuente de ingresos para la población local.


libro-bio1¡IMPORTANTE!

¿Te gustan los animales?...descarga 100% gratis nuestro ebook: "Animales salvajes" y conviértete en un experto del reino animal.

Podrás conocer características sorprendentes, imágenes impactactes, curiosidades que ni te imaginas y mucho más sobre tus animales preferidos. ¿Qué esperas?... ¡ES GRATIS!