Antártida

Descripción. Es un vasto continente helado en la parte sur del planeta. La Antártida es una tierra de extremos. Más grande que Europa y casi el doble del tamaño que Australia, está casi totalmente cubierta por una capa de hielo que cubre alrededor del 99 por ciento de su superficie terrestre. La capa de hielo de la Antártida contiene el 90 por ciento del hielo del mundo y alrededor del 70 a 80 % del agua dulce.

La Antártida es el continente más frío del mundo, manteniendo el récord de la temperatura más baja jamás registrada en la superficie de la Tierra, -89,2 grados centígrados. Las áreas de más bajas temperaturas son las que están alrededor de las costas y en la región más septentrional del continente, la Península Antártica, donde las temperaturas a veces pueden subir a un poco por encima de cero en verano y en general promedian alrededor de -10 a -30 grados Celsius en invierno. En las partes más altas del interior del continente las temperaturas en verano rara vez superan los 20 grados centígrados y con frecuencia caen por debajo de -60 grados en invierno.

antarticoDebido a la posición de la Antártida en el Polo Sur, durante el largo invierno antártico los días permanecen en una prolongada penumbra, mientras que a mediados de verano en algunas partes del continente hay luz solar casi las 24 horas del día.

Con una altitud media de 2.500 metros, la Antártida es el más alto de los continentes del mundo. Su capa de hielo tiene más de 4 kilómetros de espesor en algunos lugares y oculta espectaculares cadenas montañosas, valles e incluso lagos. Solamente las montañas más altas y algunos picos aislados de rocas conocidos como “nunataks” que se muestran por encima del hielo. El aire frío y denso del interior de la Antártida fluye cuesta abajo hacia la costa dando lugar a algunas de las condiciones más turbulentas de la Tierra. Conocido como “vientos catabáticos”, estos vientos pueden superar velocidades de 100 kilómetros por hora y pueden durar días enteros con algunas ráfagas que alcanzan más de 320 kilómetros por hora.

Sorprendentemente la Antártida es también el continente más seco de la Tierra. La mayoría de las precipitaciones caen en la costa mientras que el interior del continente se clasifica como un desierto polar, recibiendo tan sólo 50 milímetros de precipitaciones al año. La mayor parte cae en forma de nieve que se acumula con el tiempo y se comprime gradualmente en hielo. Este hielo fluye lentamente hacia la costa en forma de numerosos glaciares y se extiende hacia el mar formando “plataformas de hielo flotantes” que con el tiempo se dividen en icebergs. En algunos lugares la capa de hielo de la Antártida es tan pesada que el terreno subyacente ha sido empujado por debajo del nivel del mar.

En invierno el mar alrededor de la costa de la Antártida se congela para formar “hielo marino”, más del doble del área cubierta de hielo del continente. En verano el hielo marino se limita principalmente a zonas como el Mar de Weddell y el Mar de Ross.

El continente antártico está rodeado por el Océano Austral, una extensión de las zonas más australes del Océano Atlántico, Pacífico e Índico. El Océano Austral es generalmente definido como el área al sur de la “Convergencia Antártica” donde se reúnen las aguas antárticas frías con las aguas más cálidas del norte. Es un océano relativamente profundo que se caracteriza por los fuertes vientos y la corriente que fluye de este a oeste alrededor de la Antártida conocido como la Corriente del Circumpolar Antártico. Las interacciones entre los vientos y las corrientes junto con la presencia y el derretimiento de los hielos marinos tienen efectos significativos en el clima global y los patrones de circulación oceánica.

La vida terrestre en el ambiente frío e inhóspito de la Antártida se limita principalmente a las pocas áreas de rocas expuestas sin hielo en su mayoría alrededor de la costa y en la Península Antártica un poco más templado. La cubierta vegetal se limita en gran parte a los musgos, líquenes y algas, mientras que la fauna se compone de unos pequeños insectos y otros invertebrados así como colonias de reproducción de lobos marinos y pingüinos. Por el contrario, los océanos alrededor de la Antártida sustentan un rico ecosistema marino. Sus aguas son ricas en nutrientes y oxígeno, produciendo abundante plancton que a su vez es el sustento de una gran variedad de especies marinas, desde el pequeño krill hasta una variedad de peces, focas, ballenas y aves marinas. Muchas especies antárticas muestran adaptaciones únicas a su ambiente hostil.

Una serie de islas antárticas y subantárticas rodean la Antártida, varían en tamaño desde pequeños grupos de rocas a islas más grandes y tienen una gran variedad de vida silvestre. Algunas de estas islas están casi completamente cubiertas de hielo mientras que otras, como la isla de Macquarie, están libres de hielo y no tienen cobertura permanente de nieve.

Alcance. Situada en el extremo sur de la Tierra, la Antártida es un gran continente que tiene una superficie de casi 14 millones de kilómetros cuadrados. El continente se divide principalmente en dos partes, conocidas como Antártida Occidental y Antártida Oriental, divididas por una de las cadenas montañosas más largas del mundo, las montañas Transantárticas. La más alta de las montañas de la Antártida es el Macizo Vinson que alcanza una altura de 4.897 metros sobre el nivel del mar.

La Antártida es también el hogar del volcán activo más austral del planeta, el Monte Erebus, el cual es inusual por ser uno de los tres volcanes en el mundo que tiene un lago permanente de lava fundida.

Más al norte de  la Antártida se encuentran las islas Subantárticas como Georgia del Sur, constituyendo un largo y estrecho macizo  montañoso a unos 1.300 kilómetros al sur de las Islas Malvinas, además se encuentran las Islas Sandwich del Sur, la isla de Macquarie, Isla Heard, las Islas McDonald, el Auckland, Campbell y las Islas Snares.

Biodiversidad.


Plantas. El continente antártico tiene una flora relativamente pobre y las especies que se desarrollan allí tienen que sobrevivir en condiciones extremas en las pocas piezas libres de hielo de la tierra. No hay árboles o arbustos y existen sólo dos especies de plantas con flores, el pasto antártico (Deschampsiaantarctica) y el clavel antártico (Colobanthusquitensis), que crece en la Península Antártica y algunas islas antárticas.

La mayor parte de la vida de las plantas terrestres de la Antártida se compone de grupos de plantas inferiores tales como musgos, hepáticas y líquenes. Los líquenes y algunos musgos se encuentran cada vez más, incluso en superficies barridas por el viento, superficie de rocas secas y están bien adaptados para sobrevivir enel rudo clima. Un número de especies de hongos también se encuentran en la Antártida.
Aunque pobre en plantas superiores, hay algas unicelulares que crecen tanto en la tierra como en el mar y contribuyen al “fitoplancton: una parte importante de la cadena alimenticia marina. Las algas se pueden encontrarse incluso creciendo en el hielo y la nieve, a menudo son de color rojo, verde o naranja.

Las islas más templadas y subantárticas son más adecuadas para el crecimiento vegetal y la mayoría tienen un poco más de plantas con flores y helechos. Estos incluyen hierba, plantas altas y robustas que a menudo forman la cubierta vegetal más alta de estos ecosistemas. Las actividades humanas en estas islas también han introducido muchas especies de plantas no nativas.

Mamíferos. No hay mamíferos terrestres nativos en la Antártida pero los océanos circundantes son el hogar de una gran diversidad de mamíferos marinos. De las seis especies de focas antárticas, el leopardo marino (Hydrurgaleptonyx), la Foca de Ross (Ommatophocarossii), la Foca de Weddell (Leptonychotesweddellii) y la Foca cangrejera (Lobodoncarcinophaga) son expertas en vivir en un hábitat de hielo, donde se reproducen en la primavera. La foca de Weddell se reproduce más al sur que cualquier otro mamífero. Otras especies como el lobo marino antártico (Arctocephalusgazella) y el elefante marino del sur (Mirounga leonina) se encuentran más al norte. Todas las especies de focas antárticas están bien adaptadas al frío, tienen gruesas capas de grasa y piel aislante.

El Océano Austral alrededor de la Antártida es también el hogar de muchas especies de cetáceos como la ballena Minke antártica (Balaenopterabonaerensis), el cachalote (Physetermacrocephalus), la ballena de aleta (Balaenopteraphysalus), la ballena franca austral (Eubalaenaaustralis), la ballena jorobada (Megapteranovaeangliae), la orca (Orcinus orca) y el animal más grande del mundo, la ballena azul (Balaenopteramusculus). Entro los delfines de la región se incluyen especies como el delfín cruzado (Lagenorhynchuscruciger).

La mayoría de las especies de ballenas alrededor de la Antártida son migratorias, se dirigen hacia el norte a las aguas más cálidas en el invierno para dar a luz y regresan en la primavera para alimentarse en las ricas aguas del Océano Austral.

Aunque las islas subantárticas también carecen de mamíferos terrestres nativos, los seres humanos han introducido una gran variedad de especies no nativas como ratas, ratones, gatos, conejos, ovejas y renos, a menudo causando efectos dañinos sobre las especies nativas.

Aves. Tal vez algunas de las más emblemáticas de las especies antárticas son los pingüinos. Todas las especies de pingüinos están restringidas al hemisferio sur, pero sólo dos, el pingüino emperador (Aptenodytesforsteri) y el pingüino Adelia (Pygoscelisadeliae) se considera que son verdaderamente de la Antártida y se reproducen en el continente antártico. Otras dos especies, el pingüino barbijo (Pygoscelisantarcticus) y el pingüino papúa (Pygoscelispapua) se encuentran en las partes más templadas de la Península Antártida y en las islas alrededor de esta, mientras que otras especies de pingüinos como el pingüino rey (Aptenodytespatagonicus) y el pingüino Macaroni (Eudypteschrysolophus) se encuentran más al norte en las islas subantárticas. Además de estar bien adaptados a la natación y el buceo, los pingüinos tienen una serie de adaptaciones al frío, tienen una gruesa capa de grasa debajo de la piel y varias capas de plumas impermeables.

Las aguas antárticas y subantárticas también tienen un gran número de aves marinas, la Antártida e islas subantárticas proporcionan criaderos vitales para muchas especies. Las aves marinas de la región son los albatros, el albatros errante (Diomedeaexulans) y el albatros de ceja negro (Thalassarchemelanophrys), pamperos como el pretel antártico (Thalassoicaantarctica) y el pretel de las nieves (Pagodromanivea) y una variedad de pardelas, skúas y gaviotas.

La región antártica tiene pocas aves terrestres endémicas. La isla de Georgia del Sur es el hogar del único pájaro cantor en la Antártida, la bisbita de Georgia del Sur (Anthusantarcticus) así como el pato piquidorado de Georgia del Sur, una subespecie endémica del patopiquidorado (Anasgeorgica). Otras aves terrestres se encuentran en otras islas subantárticas incluyendo las Islas Subantárticas de Nueva Zelanda y la Isla de Macquarie.

Reptiles y anfibios. No hay reptiles ni anfibios en la Antártida.

Peces e invertebrados. Hay alrededor de 200 especies de peces en la región antártica, la mayoría de los cuales son de crecimiento lento y tienen adaptaciones únicas al frío. La mayoría de los peces antárticos provienen de la familia de los Nototheniidae, comúnmente conocidos como bacalaos antárticos que incluyen especies tales como Notothenianudifrons y coriicepsNotothenia. Muchas de estas especies poseen sustancias “anticongelantes” en la sangre.

Otros peces antárticos incluyen la merluza negra antártica (Dissostichusmawsoni), el bacalao de profundidad (Dissostichuseleginoides) y el draco rayado (Champsocephalusgunnari). El Draco rayado (especies Channichthyidae) es el único vertebrado que carece de pigmento rojo de la hemoglobina en la sangre. Como consecuencia, estos fascinantes peces tienen la sangre clara y la piel pálida.

La fauna de invertebrados terrestres del continente antártico es relativamente pobre, tiene principalmente especies como colémbolos, ácaros y gusanos nematodos. Las densidades poblacionales de estas especies a menudo pueden ser altas. En las Islas Subantárticas más templadas se puede encontrar una gran variedad de otras especies como arañas, escarabajos, gusanos y moscas.

Por el contrario, las aguas que rodean la Antártida son el hogar de una gran variedad de invertebrados incluyendo crustáceos anfípodos, gusanos, moluscos, esponjas, corales y equinodermos como la estrella de mar (Odontastervalidus) y erizos de mar Antártico (Sterechinusneumayeri). El rico fitoplancton debajo del hielo marino proporciona una fuente abundante de alimento para muchas especies y en algunas 155.000 animales por metro cuadrado de fondo marino han sido grabados. Muchas especies tales como el gigante antártico isópodos (Glyptonotusantarcticus) son inusuales por ser particularmente grandes en comparación con sus parientes en otras partes del mundo.

Un gran número de calamares también se encuentran alrededor de la Antártida, incluidos los grandes calamares gigantes del género Architeuthis. El calamar a su vez sirve de alimento a una gran variedad de depredadores de aves marinas como los cachalotes.

Tal vez la especie más importante en la Antártida es el krill antártico (Euphausia superba). Estos pequeños crustáceos parecidos a los camarones viven en enjambres densos y es uno de los más abundantes y exitosos animales en el planeta. A pesar de su pequeño tamaño, el krill es vital para la cadena alimentaria antártica, proporciona el alimento básico para una gran variedad de peces, ballenas, focas, pingüinos y aves marinas.

Amenazas. La Antártida es un remoto y hostil desierto que sigue siendo el continente más deshabitado en la Tierra, sólo visitado por científicos y turistas, sin embargo este medio ambiente frágil es cada vez más vulnerable a las afectaciones producto de las actividades humanas.

La fauna de la Antártida ha sido explotada durante muchos años. Los seres humanos se sintieron primeramente atraídos por las ballenas y las focas de la región y muchas especies fueron severamente sobreexplotadas. Aunque ahora en gran parte protegida, algunas de estas especies tendrán tiempo para recuperarse de las caídas anteriores, pueden enfrentarse a nuevas amenazas por la contaminación marina, la perturbación de los turistas, la competencia, las interacciones con la pesca y los efectos del cambio climático.

Muchas de las aves marinas de la Antártida están amenazadas sobre todo por la mortalidad accidental causada por la pesca con palangre que utilizan líneas de anzuelos con cebo en las cuales las aves marinas pueden quedar atrapadas. Otras amenazas son la contaminación, el agotamiento de los peces y las poblaciones de krill por las pesquerías y los cambios ambientales potencialmente relacionados con el cambio climático. Algunas poblaciones de pingüinos han mostrado grandes caídas, posiblemente vinculados a la reducción de los suministros de alimentos y los cambios en el hielo marino.

La introducción de mamíferos no nativos también ha tenido efectos devastadores en las colonias de aves marinas. Las ratas y los gatos matan las crías en una serie de Islas Subantárticas. En Georgia del Sur la presencia de ratas también está impulsando la extinción del endémico bisbita de Georgia del Sur y esta especie sólo se está reproduciendo en las islas e islotes de alta mar libres de ratas.

Además de la introducción de depredadores como ratas y gatos, los animales de pastoreo no nativos como renos y conejos están destruyendo la vegetación nativa y alterando el hábitat en muchas islas sub-antárticas, mientras que la introducción de plantas no nativas también se está extendiendo. La lejanía y el duro clima de la Antártida han limitado en gran medida el impacto de las especies introducidas. La introducción de algunos invertebrados y plantas se han producido pero estas especies y aún no se han establecido los daños que estos pudieran ocasionar.

La pesca comercial en el Océano Austral no se inició hasta la década de 1960, pero no estuvo regulada en las primeras décadas lo que dio lugar a grandes disminuciones en especies como la trama jaspeada (Nototheniarossii). Se está regulando la pesca y las principales especies protegidas son la merluza negra (Dissostichuseleginoides) y el bacalao antártico (Dissostichusmawsoni). La pesca ilegal no declarada y no reglamentada sigue siendo un problema y socava los esfuerzos para gestionar las poblaciones de peces. Los buques de pesca ilegales a menudo utilizan técnicas de pesca destructivas y no implementan medidas destinadas a reducir la mortalidad de aves marinas causada por las artes de pesca.

El desarrollo de la pesquería de krill es también motivo de preocupación. La especie es cada vez más demandada, a veces para productos de alimentación humana pero más comúnmente para hacer piensos para peces de cría y para su uso en suplementos nutricionales. Las poblaciones de krill han disminuido y se necesita planificar la cosecha krill con mucho cuidado para no ocasionar graves consecuencias para el ecosistema marino antártico.

Los impactos humanos más localizados en la Antártida son la contaminación y la perturbación a la fauna causados por los científicos y otros visitantes a pesar de existir estrictas regulaciones para minimizar el daño ambiental. Los derrames de petróleo siguen siendo un riesgo potencial y existe la preocupación de que el creciente número de turistas que visitan la región podría afectar negativamente el medio ambiente antártico.

Aunque el aceite prospectado y la extracción de minerales han sido prohibidos en la Antártida, la “prospección biológica” (la investigación de las propiedades únicas de las especies antárticas para su uso en productos comerciales o médicos) potencialmente podría convertirse en una amenaza. Existe un debate sobre si los científicos deberían profundizar en los lagos bajo el hielo como el Lago Vostok, un lago enorme de más de 3.000 metros bajo el hielo. El agua de estos lagos puede tener millones de años de antigüedad y se teme que el equipo de perforación podría contaminar el ambiente único y prístino que contiene.

Tal vez la mayor amenaza futura para la Antártida es el cambio climático global. La Antártida es vital para muchos de los procesos globales incluyendo la circulación del agua y la absorción de dióxido de carbono por los océanos del mundo. Los cambios ambientales en la Antártida por lo tanto, podrían tener repercusiones en todo el mundo. A pesar de que los efectos del cambio climático en la Antártida son complejos y no se comprenden totalmente, los modelos actuales predicen que, al ritmo actual, el derretimiento de la capa de hielo en la Antártida Occidental podría contribuir al aumento del nivel del mar hasta 1,4 metros para el año 2100.

En una escala más local, una reducción del hielo marino invernal podría significar más icebergs libres a la deriva causando un mayor daño a las comunidades del lecho marino. El aumento de la temperatura del agua también es probable que altere las comunidades marinas. Por ejemplo, la centolla (Neolithodesyaldwyni) es una especie de depredadores que se mueve hacia la plataforma de la Antártida y es probable que tenga un impacto significativo en otras especies. En tierra, el aumento del deshielo es probable que exponga nuevas tierras para la colonización por plantas y animales.

Los crecientes niveles de “gases de invernadero” y el dióxido de carbono también están impulsando el cambio climático global yel aumento de la acidez de los océanos. Este es un problema particular en el Océano Austral ya que el agua fría absorbe más dióxido de carbono que las aguas más cálidas. El aumento de la acidez puede afectar la capacidad de los organismos marinos para formar sus conchas y es probable que tenga impacto sobre especies como los crustáceos y los corales.

Uno de los descubrimientos científicos más importantes en la Antártida ha sido la presencia del “agujero de ozono”, una peligrosa disminución de la capa de ozono en la atmósfera superior de la Tierra causada por el uso de clorofluoro carbonos (CFC). Este agujero aumenta potencialmente la cantidad de radiación UV perjudicial que llega a la región Antártica y puede tener un efecto significativo sobre el clima de esta.

Conservación. La Antártida es una de las áreas mejor protegidas en el mundo. Muchos países llevan a cabo investigaciones científicas en la región, muchas de los cuales está destinadas a comprender mejor los ecosistemas únicos de la Antártida y los efectos del cambio climático en este. Por lo que hay muchas organizaciones dedicadas a su protección.

Algunas partes de la Antártida reciben la protección adicional de Zonas Antárticas Especialmente Protegidas (ASPA), Zonas Antárticas Especialmente Administradas (ZAEA) o como Sitios y Monumentos Históricos (SMH). Estas áreas protegidas a menudo requieren permisos para entrar y las actividades dentro de ellas se rigen por planes de gestión y requieren evaluaciones de impacto ambiental. Actualmente hay pocas áreas marinas protegidas en la Antártida y se están realizando esfuerzos para identificar aquellas áreas del océano que necesitan una protección especial.

Muchas de las Islas Subantárticas están protegidas. Por ejemplo, la Isla de Macquarie, las Islas Subantárticas de Nueva Zelandia, Isla Heard y las Islas McDonald son Patrimonio de la Humanidad y un número de islas están cubiertas por los planes de gestión y una serie de proyectos de conservación tales como los programas de erradicación de ratas.

Aunque el turismo en la Antártida está actualmente regulado, la mayoría de los operadores turísticos que visitan la región son miembros de la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IAATO) que tienen por objetivo garantizar las prácticas turísticas seguras y ambientalmente responsables.

La Antártida está protegida por el Tratado Antártico que tiene por objetivo garantizar que el continente siga siendo utilizado con fines pacíficos, promueve la cooperación científica y deja de lado las disputas territoriales entre las naciones. El Tratado Antártico incluye una serie de acuerdos internacionales incluida la protección de especies de focas en la Convención para la Conservación de las Focas Antárticas (CCAS). La pesca está regulada por la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) que tiene en cuenta los posibles efectos en otras especies como ballenas, focas y aves marinas. Los proyectos también están en marcha para proteger el krill antártico.

El Tratado Antártico también incluye el Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente del Tratado Antártico, también conocido como el “Protocolo de Madrid”. En él se establecen normas estrictas para la protección del medio ambiente antártico incluyendo la prohibición de la extracción de minerales y los reglamentos aplicables a la eliminación de residuos, la introducción de especies no nativas y la protección de la vida silvestre. Evaluaciones de impacto ambiental son necesarios antes de que cualquier actividad pueda llevarse a cabo en la Antártida y todo el continente se designa como “reserva natural, consagrada a la paz ya la ciencia”. Muchas naciones también tienen su propia legislación sobre las actividades y la protección del medio ambiente en la Antártida.

Otros esfuerzos de conservación de las especies antárticas incluyen una serie de medidas para reducir la mortalidad de aves marinas en la pesca así como un plan de recuperación para el lobo marino Subantártico (Arctocephalustropicalis) y el elefante marino del sur (Mirounga leonina). El “Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles” (ACAP) también busca conservar las especies de estos. El Océano Austral es ahora designado como santuario de ballenas donde se establece la protección de las zonas de alimentación de verano de un 80 a un 90 % de las ballenas del mundo. La caza comercial de ballenas está prohibida aunque Japón sigue cazándolas bajo el pretexto de investigación científica.

La Antártida es un continente extremo, único e importante para la comprensión de muchos de los sistemas más importantes del planeta y de nuestro impacto sobre ellos. Sus capas de hielo mantienen registros del clima pasado de la Tierra y ayudan a la comprensión de los cambios climáticos actuales. Muchas de las especies de la región también son indicadores sensibles del cambio global que proporcionan una alerta temprana de los impactos potenciales de las amenazas como el cambio climático. La comprensión de estos cambios será clave para asegurar que la biodiversidad única de la Antártida se conserve y que las medidas puedan tomarse para combatir el cambio ambiental global.

libro-bio1¡IMPORTANTE!

¿Te gustan los animales?...descarga 100% gratis nuestro ebook: "Animales salvajes" y conviértete en un experto del reino animal.

Podrás conocer características sorprendentes, imágenes impactactes, curiosidades que ni te imaginas y mucho más sobre tus animales preferidos. ¿Qué esperas?... ¡ES GRATIS!